oraculo

2011-02-26

La persistencia amazónica en El Chullachaqui, Cuentos de la Amazonía


La persistencia amazónica en El Chullachaqui, Cuentos de la Amazonía

de William Vásquez Vásquez

Por Roger García Clavo

La literatura depende de la conciencia social, íntegramente humana, y del lenguaje oral en su trascendencia cultural por dejar atrás la rudeza política que involucra a jóvenes y niños de nuestro país. Rudeza que se transmite con el abandono y la despreocupación estatal una etapa oscura de la democracia.

La literatura es una permanencia, una necesidad, un acto de preocupación por dar a conocer la idiosincrasia de un pueblo, su belleza histórica y contemporánea; inclusive su profunda personalidad artística hasta perdurar en su sensibilidad de pueblo, en su alma y espíritu de memoria insondable y creativa.

El Mundo Amazónico con sus ríos, sus bosques, sus dioses, sus cerros, su gente, etc; ha coloreado no solo de verde y transparencia nuestra literatura sino el corazón del hombre peruano y americano. Ha culturizado nuestra imaginación con sus “animales bulliciosos, bosques interminables y lo preciado de sus seres humanos” (Rolando Mandujano Antonio; El Mundo Amazónico en su Cultura Ancestral, 2002).

La Literatura Amazónica está más allá de las discusiones “entre criollos y andinos”. Está más allá de la colonización y el abandono de muchas décadas. Está más cerca desde los levantamientos de Juan Santos Atahualpa, de Torote, del shipibo Rucanto, de los enfrentamientos en Chachapoyas y Moyabamba por la Independencia, de la sangrienta complicidad del estado en la Curva del Diablo el 5 de junio del 2009 hasta la contaminación de sus ríos, como el derrame de 5.500 barriles de petróleo por Pluspetrol al Río Marañón el año 2000 y el ocurrido en este año (2010). Acciones que alimentan las letras de nuestra amazonía por defender la vida, la muerte natural de nuestra gente y su convivencia con la naturaleza.

La manifestación literaria en nuestra Amazonía se evidencia desde los primeros cronistas como Fray Gaspar de Carvajal hasta nuestros escritores de gran prestigio como Francisco Izquierdo Ríos, Jorge Najar Kokally, José María Arroyo, César Calvo , Luis Hernán Ramírez, Arturo Hernández, Luis Urteaga Cabrera, Welmer Cárdenas Díaz, Roger Rumrrill García, Rolando Mandujano y otros tan importantes en nuestra literatura; estudiados y periodizados en De shamiros decidores; Proceso de la Literatura Amazónica Peruana (de 1542 a 2009) por Manuel Marticorena Quintana; Arteidea, 2009.

En el mundo real y maravilloso, necesariamente se encuentra presente los relatos orales; están constituidos en la explicación y en la concepción mítica de las diferentes comunidades de la amazonía. En esta perspectiva podemos ubicar “El chullachaqui”, Cuentos de la Amazonía de William Vásquez Vásquez. Narraciones que se evidencian en el conocimiento, en la identidad social y personal del autor. Podemos mencionar que las narraciones son un esfuerzo de William Vásquez por dar a conocer la manifestación tradicional de una parte de nuestra amazonía, al cual el autor pertenece. Narraciones expuestas de forma sencilla, valiéndose del lenguaje urbano, moderno y propios del lugar, muchas veces marcados por la incertidumbre que generan las nuevas formas de vida como es el caso de Toñito encantado por el Chullachaqui y después de muchas lunas regresa a su pueblo donde es un desconocido. La modernidad y el canon, en complicidad con los medios de comunicación han intentado suplir la amenidad de nuestras costumbres, la concepción del mundo amazónico y sobre todo, han intentado con la devastación de la flora y la fauna desplazar a nuestra gente a la ciudad a la explotación y la mano de obra barata. William con este libro choca con la ciudad letrada y desarraiga toda intención negativa de desfigurar el comportamiento y aporte del pueblo amazónico a nuestra literatura nacional.

El libro está dividido en tres partes esenciales; la primera compuesta por diversos relatos cortos, la segunda por personajes míticos propio de la amazonía y la tercera por un vocabulario que nos permite acercarnos al perfil y entendimiento del texto.

Para entender mejor el panorama del libro, se pude agrupar la primera parte de la siguiente manera: la primera, compuesta por relatos que cuentan historias con elementos fantásticos propios de la selva, anudados con elementos urbanos que le encausan en la realidad; tal es el caso de El Chullachaqui, El monito Martín, La Achquin vieja y La sirenita enamorada; que manifiestan la creencia y el pensamiento de un pueblo amazónico en esta época. En la segunda se agruparía narraciones que van a fabular el conocimiento moral amazónico; a través de la participación de los animales como El Paucar y la Avispa, El Otorongo y la Anaconda, Motelín, La Shushupe y el Majás y El Curuhuinsi paseandero; personajes que se aventuran a preservar la flora y la fauna, un aporte necesario del autor. En esta parte incluiríamos la Leyenda del Ayaimama, que denuncia la fragilidad paternal. En la tercera parte agruparíamos narraciones que tienen que ver con la crónica literaria, tal es el caso de Las Legendarias Amazónicas y El fabuloso reino del Dorado que nos ubican en un tiempo y en una trascendencia histórica por conocer y descubrir el legado amazónico. Y por último narraciones propias del autor: Yo viajé en un ovni, Caperucita verde, usando una mochila va por el bosque y es asediada por un desconocido y por su vecino, y un texto muy personal y romántico, Mi primer zapato.

En El Chullachaqui, Cuentos de la Amazonía, de William Vásquez Vásquez es el entusiasmo resplandeciente de toda una comunidad por dar a conocer un motivo de lucha y defender a nuestra gente, sus bosques, campos y animales; de las invasiones y contaminaciones de sus ríos. Es un motivo más para alentar a conocer la verdadera literatura existente en la comunidad, para así lograr el entendimiento, el valor, la moral, el progreso y la educación integral de nuestro pueblo. Cuya labor ha sido desarrollada por William Vásquez como un modelo en Ucayali, Contamana.

Que esta persistencia amazónica en El Chullachaqui, Cuentos de la Amazonía, sea el reflejo espiritual de las grandes mayorías de nuestro pueblo peruano y sean el constante equilibrio por preservar y defender en definitiva la riqueza cultural de nuestras comunidades indígenas.

No hay comentarios: