oraculo

2008-08-20

COLMILLO


CHURATA



Carátula del reciente libro "Arturo Pablo Peralta Miranda. Travesía de un itinerante" del investigador mexicano Arturo Vilchis Cedillo, publicado por la Editorial América Nuestra - Rumi Maki, junio 2008.
Algunas consideraciones:
Nuestro gran amigo Arturo Vilchis Cedillo acaba de publicar “Arturo Pablo Peralta Miranda. Travesía de un itinerante”, libro que compendia largos años de investigación y análisis en México, Perú y especialmente en Bolivia. Tras publicar algunos trabajos breves como el folleto de textos recopilados “Gamaliel Churata en la SEMANA GRÁFICA” y los artículos “Gamaliel Churata: los años difíciles (1939-1940) en el trayecto”, “Itinerario de Gamaliel Churata”, “El andar de Churata en Bolivia”, etc., Arturo Vilchis nos entrega este trabajo de mayor envergadura que revela, para los que no lo conocían, su infatigable labor desplegada a favor del reconocimiento y revaloración de Gamaliel Churata. En cambio, para sus amigos, para aquellos que sentimos en espíritu las virtudes de este noble amigo azteca, tan churatiano como pocos, no nos sorprende en absoluto la publicación de su reciente trabajo, conscientes y testigos que somos de su compromiso y fidelidad a la causa churatiana (valga el término). Mas, nos llena de alegría y honda satisfacción que, finalmente, pueda ver la luz este libro tras largo batallar contra el conservadurismo editorial, sin ceder ni claudicar. Gracias a la valerosa editorial AMERICA NUESTRA – RUMI MAKI es que tenemos a disposición el fruto de sus largos desvelos. Este libro es seguramente el más serio intento de reconstruir y trazar la áspera travesía de un atormentado itinerante de sueños cósmicos. Tarea harto difícil tratándose de Gamaliel Churata, pues quien se aventure a estos menesteres deberá reconstruir el antecedente, el medio social, el momento y escudriñar el dato. Arturo Vilchis lo ha hecho no sin muchas dificultades, logrando resultados asombrosos, lo cual revela el fenómeno, llamado por el biografiado, de “la pasión del trabajador heroico que hace el milagro de documentarse en un maremágnum de archivos dispersos y sin ordenamiento alguno”. He ahí el valor de este libro que revela amplísima y valiosa documentación (mucha de ella inédita) que nos permite acercarnos a la personalidad subyugante de un personaje casi legendario, por lo poco que se conoce de él. De esta manera caen al suelo críticas antojadizas, versiones tergiversadas y toda suerte de argumentaciones falaces, tendenciosas, que se han escrito en torno a la figura de Churata. La documentación que nos entrega Vilchis es contundente, especialmente la que aborda la estancia de Churata en Bolivia, de la que apenas si conocíamos breves referencias de segunda mano. Sin embargo, no es aún una biografía completa (si puede ser completa una biografía) pues trátase de una primera aproximación que, esperemos, llegue a concluirla nuestro dilecto amigo, escuchémosle: “Sin pretender agotar todas las posibilidades, sino por el contrario haciendo una apertura a un inmenso campo que debe ser escudriñado, este texto no es un trabajo concluido y cerrado, sólo se están sentando las bases para una mayor profundización en la obra y vida de Gamaliel Churata, por tal motivo se han anulado las conclusiones, dejando a los lectores la libertad y el derecho de elaborar su propia interpretación y exégesis, esperando ser el comienzo de un sendero.”Y en ese sendero nos encaminamos, estimado Arturo.
Información adicional:
El libro de Arturo Vilchis trae, además, en su segunda parte, una extraordinaria recopilación de poemas, artículos, prosas breves, cartas, entrevistas, etc. desde los años aurorales hasta los postreros de la travesía de G. Churata. Motivo más que suficiente, aparte de la biografía ampliamente documentada, para leer este trabajo y difundirlo como se debe. A los interesados, escribirle a su correo personal: art_rendon@yahoo.com.mx

2008-08-12

colmillo

20 APURIMAC

Me visten de pobreza y a mis hijos los declaran
Huérfanos; nos ciegan nuestra gala y la rematan
Como meretriz de esquina que miran a la realidad
Desde los trescientos grados vuelta con invidencia.

Me visten de cebo, atraigo los ojos del mundo
Y a mis hijos con luz del parto ellos permiten quebrarme
Con locomociones de note a sur, de este oeste de mis llagas nutrir
A los pomposos de pompa y los pobres de Juan Pablos II minúsculos.

Tal vez sea un “dios que habla “y así no ha y respeto
Tal vez sea un dios de siete corazones y de ojos llorosos
Tal vez sea un dios de cosechas y no sacio la ignorancia
Tal vez sea un semidiós de los veinticuatro que viven en la A.

Me haré Gabriel..... y anunciare un salvador
Me haré María........y cobijare una esperanza
Me haré un Pilatos....y defenderé un Mesías
Me haré Dios...... y veré la gloria de Apurimac.


Poeta del pueblo
Eduardo Castillo Ortiz
Email: Wolf_trusth@hotmail.com





.

colmillo


EL AJAYU
¡Soy el Ajayu ¡
El dorso del puma indomable
¡Oh Apu Salcantay!
Desde mi nacimiento
Trazaron palmo a palmo
En mis manos,
Tu geografía de grafemas,
El paisaje que han creado,
Suavemente sobresalen ´
Al final del monte Paititi.
Se que entre los míos
Adoran a las serpientes,
Que han creado un culto
Que no me es ajeno.
¡Como arden las flores!
Florece entre las ramas
Ocultas – me llaman-
Insensatos es mi palabra
De mi garganta brotarán
Montañas, lluvias, yerbas
De Wilcamayo,
Ante ti se visten de hortensias
Sedición en capullo,
Marañón caudal terrible
Camino descalzo
Sobre esta tierra
Polvorienta de esperanzas.
Volverán agitarse los andes
Dentro del retamal
Un leve verbo ¡ajayuuuuu!
Hare un manantial de piedras,
Un jardín de sueños
Donde parpadea
Un nuevo mundo,
Escrito en una piedra
¡Oh Apu Salcantay ¡
Al final del monte Paititi
Volverán los dioses antiguos.






2008-08-01

TAQUILI



Identidad y Peruanidad?

Identidad y Peruanidad ?El ser peruano en la diásporaPor Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara
La identidad es una necesidad básica de todo individuo. La peruanidad tiene que ver con nuestra historia de vida y es influida por el concepto de mundo que manejamos y por el concepto de mundo que predomina en la época y lugar en que vivimos. La identidad peruana esta vinculada a la tradición del indígena del antiguo mundo andino, de las comunidades amazónicas, la tradición africana, la tradición china-cantonesa, como la tradición española y occidental son partes inseparables de la peruanidad.
El asunto de la identidad y la peruanidad ha sido sumamente conflictivo en la historia social del Peru. Ciertamente desde la “independencia” del Perú una de las características constantes del pensamiento y de los proyectos políticos peruanos fue la negación del pasado y de las tradiciones de Perú como una nación multiétnica en vistas a instaurar nuevos modelos de sociedad.Sostener que el incario resume la historia del antiguo Perú. Es reducir siglos de ricas culturas y sociedades pre incas, (cimientos básicos de nuestra identidad nacional) a su último período, es una idealización arbitraria, deforma la propia valía del incario como gran sociedad avanzada y es asimismo desconocer que hay otros pueblos, como las comunidades amazónicas que no se reconocen como sus herederos y que tienen otra génesis, es pensar con mente imperial o tratar de entubar la historia, a la doctrina.
Ahora bien, en el contexto de las migraciones y la globalización estas identificaciones regionales, razas, etnias e identidad constituyen espacios simbólicos susceptibles de ser modelados en sus dimensiones y fronteras.
La tradición del indígena del antiguo mundo andino como la tradición española y occidental son partes inseparables de la peruanidad. En este contexto se pone en juego expectativas que tiene el emigrante peruano sobre la sociedad de acogida, los Estados Unidos moviéndose las personas de un sentido al nuevo contexto social.
En la reconstrucción del concepto “peruanidad” e “identidad nacional” en la diáspora se presenta como una red de identidades posibles y “virtuales”. La “identidad peruana” pierde su centralidad y se des-localiza. Entonces encontramos que las categorías identidad étnica nacionales relacionadas con componentes: “afro-peruano” “indio.” “andino”, “amazónico” “mestizo” y la raza “cobriza” se diluye.
Tanto el componente “andino” como el componente “afro-peruano” trascienden los límites nacionales peruanos, extendiéndose simbólicamente a un proceso de transculturación y el concepto peruanidad se redefine. La peruanidad en la diáspora revaloriza la tradicional “andina” “afro-peruana” con la tradición española y occidental como parte indispensable a de la identidad peruana y de la peruanidad. A su vez, los diversos géneros de música producen múltiples efectos y retroalimentan las construcciones de identidad de la diáspora peruana.
Estas expresiones se reflejan en la diversidad de las asociaciones étnico-culturales, organizaciones deportivas, organizaciones culturales, grupos de folklor, música afro-peruana, organizaciones religiosas, asociaciones departamentales- regionales, asociaciones de solidaridad y asistenciales crean identidades fluidas y múltiples, profundamente apoyadas tanto en la sociedad de origen como en la de destino.
Los flujos migratorios de la comunidad peruana se caracterizan por la configuración de redes sociales, así como actividades y patrones que vinculan la sociedad de origen con la receptora. El transnacionalismo es uno de estos marcos, herederos de la globalización, que nos permite explicar las características de la redefinición del concepto peruanidad en el entorno de la globalización de la cultura: el ser peruano en la diáspora, que no es lo mismo que ser peruano en el Perú.
El espíritu del hombre peruano, modelado por el arte y la religiosidad, ha dado lugar a una gran creatividad que se manifiesta en infinidad de formas, ritmos y rituales. Más de 3.000 fiestas populares, 1.500 géneros musicales e infinidad de oficios artesanales confirman al Perú como uno de los países con más variado folclore en el mundo. Con estas expresiones, los peruanos se nutren de profundas raíces para proyectar una alianza inmemorial con la naturaleza y expandir a través de ritmos y colores su compromiso con la vida.
Hoy, en ellas se mezclan los sonidos de instrumentos de viento y percusión que provienen de tiempos pre-incas con otros de más reciente creación, y las danzas más tradicionales, como la marinera y el huayno, con ritmos más modernos, como el vals criollo y últimamente la chicha.Esta capacidad para la fusión musical es la constatación más contundente de una cultura que no admite purismos excluyentes, que va forjando una identidad colectiva partir de una multi-culturalidad plena de diferencias de la diáspora peruana.
La diáspora peruana redefine los conceptos de peruanidad e identidad y reincorporan la tradición cultural en la diáspora con un elemento de nostalgia de identidad colectiva, incorporando lo andino, lo afro-peruano, las tradiciones religiosas de la colonia, la gastronomía peruana como símbolo de la peruanidad colectiva.
Lo “mestizo” se ha convertido realmente en una etiqueta cultural. En la comida peruana se encuentran al menos 5,000 años de historia pre-inca, inca, colonial y republicana. Y se consideran casi tres siglos de aporte culinario español; influenciado inicialmente por 762 años de presencia musulmana en la Península Ibérica, las costumbres gastronómicas traídas por los esclavos de la costa atlántica africana y la fuerte influencia de los usos y costumbres culinarios de los chefs franceses. Igualmente transcendental es la influencia de los chinos-cantoneses, japoneses, italianos desde el siglo XIX y otros europeos. El resultado una excepcional diversidad marcado por la confrontación y el encuentro de múltiples tradiciones culturales.
Por lo tanto, hay en este concepto de peruanidad un cruce individuo-grupo-sociedad, por un lado y de la historia personal con la historia social, por otro. Los individuos, los grupos y las culturas tienen conflictos de identidad. Hay una identidad personal y varias identidades colectivas. No hay un solo “nosotros”, sino varios, no excluyentes, sino superpuestos en la unicidad de la persona. La identidad distingue nuestro colectivo de otros, así como la identidad individual distingue a nuestra individualidad de hoy de los peruanos en la diáspora. La identidad colectiva es a la vez común y diferente según el contexto. En la diáspora es “nosotros los peruanos”, y actúa como un móvil contextual de solidaridad y son muchas las identidades colectivas y algunas incluyen otras, pero hablamos de nosotros los peruanos.
El sentimiento de peruanidad en la diáspora es producto de la reconstrucción imaginaria con hondo contenido emocional, juegan un rol preponderante las determinaciones estructurales, la percepción que se tienen de las mismas y la atribución de nuestra identidad como individuos por parte de los demás. La representación de lo peruano se articula a las contradicciones entre el país de entrada con el país de origen. Esto se visualiza claramente en los estereotipos: ser “indio”, ser “cholo”, ser “blanco, ser “negro”, ser “mestizo, son estereotipos propios de la sociedad peruana que se diluyen; y lo mestizo se convierte en realmente en una etiqueta cultural. La peruanidad es la identidad imaginaria, simbólica y se presenta como una red de identidades posibles y virtuales, transciende los límites nacionales extendiéndose simbólicamente a un proceso de transculturación, la peruanidad redefine su dinámica social y está marcada por la historia colectiva y sujeta a un cambio permanente.
Reflexiones finales
El ser peruano en la diáspora adquiere dimensiones simbólicas y nostálgicas en un proceso de transculturación. La diáspora peruana redefine el concepto de peruanidad e identidad y reincorporan la tradición cultural con un elemento de nostalgia de identidad colectiva, incorporando lo andino, lo afro-peruano, las tradiciones religiosas de la colonia, la tradición africana, la tradición china-cantonesa, como la tradición española, occidental y la gastronomía peruana como símbolo de la peruanidad colectiva. La revalorización de las tradiciones culturales retroalimentan la construcción de peruanidad como identidad de la diáspora. Lo mestizo se convierte en realmente en una etiqueta cultural y la peruanidad como identidad colectiva se revaloriza y se convierte en nosotros: Lo peruano.
Posted by Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara at 3:33 PM 0 comments