oraculo

2012-08-27

Antologia de sífilis poética, éxtasis de un sahumerio clerical. Desde la cueva del zorro Lima Perú

FIL

Ana María Intili

He ahí la sinestesia

Daniel Arturo Corcuera Osores (Trujillo, septiembre de 1935)



Boris Espezúa, poeta Puneño de verso telúrico

EL HEAUTONTIMIRÚMENOS

A propósito del sueño, siniestra aventura de toda las noches, se puede decir que los hombres se duermen cotidianamente con una audacia que seria ininteligible si no supiéramos que es el resultado de la ignorancia del peligro.
                                                                                                   Charles Baudelaire

 
 
FÁBULA DEL CANARIO

Trino,
lloro
fino, rubia
lluvia
de oro.

Saltando de alba en alba,
en una y otra rama
extiende su estribillo.
Cantarina jaula,
breve cántaro de cantos,
amarilla fontana.

El canario es el grillo
en la edición de la mañana.
 
A. Corcuera.



S. LA NIÑA Y EL CAMPO.

“Ahora mismo siento que las danzas
hacen crecer el tiempo en las alturas
hasta cerrar mis ojos de perpetuidad”




I.- La niña gira su pollerita como kantuta tierna.

Llevas un río en los ojos
filigranas de oro líquido
la sangre milenaria del sol.
Otro río se escapa de tu voz hacia la aurora
desde el fondo de la aguda voz
y de la oscuridad ominosa del grito.
Ríos del alba cuelgan en tu cintura
en su rizada cabellera
un oleaje de lisura revolotea al vaivén de tus caderas
vuelves a danzar con el dulzor desnudo
de tu inocencia de crepé.
“Nacen pájaros para salvar el arroyo
en la danza, cuando vienen los cóndores
y las águilas para hacer desfallecer los ríos”
 
Boris Espezúa


 
CÓMPLICE
.
Por Ana María Intili

serás mi última morada
allí
donde dejo mis atavíos
donde mis huesos se funden
en cada una de tus miradas
donde me haces sentir toda la luz del día

sorber gota a gota el caudal oculto
de tu humildad/ deseo doliente
guerrero
escondido entre papeles
degustando
cada uno de mis poros

escondido entre las hojas
enorme selva / tierra húmeda
que hemos de atardecer si tus ojos
expiran la cárcel
del silencio.
 

 

No hay comentarios: