oraculo

2011-09-23

HOGUERA ABATIDA POESÍA DIRIGE: Orlando Orlando Ordoñez, desde la cueva del zorro Lima Perú





HOGUERA ABATIDA


Poesía



Fase: III Dirige: Orlando Ordóñez Santos Telf: 945871221 E-mail: artepoetica_2000@hotmail.com





Orlando ORDÓÑEZ SANTOS. La Florida-Muqui, Jauja, Junín. Profesor, autor de las siguientes Plaquetas: ARTE POÉTICA (Año XIII Nro.192) JUNCO HERÁLDICO (Año VIII Nro. 48) NAUTA DE PAPEL (Año V Nro. 41).En sus versos “…tu creación da cuenta que el mundo que nos rodea encierra verdades, realidades como relicarios que atrapan el soplo de vida, de alegría de evocación. (Lucía Lulli). Colabora en Revistas y publicaciones literarias. Actual Director Nacional de Publicaciones CADELPO.


E-mail: artepoetica_2000@hotmail.com


oordonezsantos@yahoo.es


Telfs: 945971221








ÚLTIMA ESTACIÓN



Navegando frágil


en la profundidad


de tus ojos hallé íntegra


la noche incolora, ya perdida.



En la declinación del abril esperado


fui descubriendo a pesar de todo


cómo se llega a ser parte doloroso


del lugar esquivo de viento en acoso.



Confundido en sutilezas


y superficiales añoranzas


encadené más la agónica razón


de liberar al agobiado corazón.



Es por eso viajero de retorno constante


no pretendas la última estación, ella flamígera


es una ficción, porque si apresuraste


tu viaje, no tardarás llegar donde nadie te espera.





LIBÉLULA



Libélula del arroyo escondido


cómo podré con la palabra


arrancar tu transparencia de luces


reverberando frágil desde el eco,


eco metafísico vagabundo entre


la hierba silvestre y el cristal piadoso del rocío;


tus alas tránsfugas parecieran


internarse en el laberinto musical


donde el laúd vibrará con mil espejos


impregnando al remanso verde


una sinfonía terráquea sólo comparable


con la agonía de la luz dentro las pupilas


de un niño arrebatado de su juguete y sonrisa.



Mosaico multiforme en el altar


donde los colores descabellados en su frenesí


irradian orgullosas opacando la gama existente


sólo en el jardín de los ensueños aún no descubiertos.



Metáfora embrutecida de tanta hermosura


qué decir ahora cuando sobre el patíbulo de aromas


tratan de ajusticiar a cualquier atisbo desprendido


desde el navegar cósmico y subterráneo


de la forma como una sencilla libélula


puede ser razón para soliviantar


los corazones que de tanto iluminar


lentamente pliegan sus alas con un leve soplo,


soplo otoñal, que arrastra sólo hojas arrancadas.





EL MAÍZ



Desmadejando íntegra los pliegues


de la alborada va rumbo a la colina


el gañán detrás de la yunta briosa


retumbando en cada piedra, su coraje.



Con el sombrero tapizado de lana fina,


la frente señera acuna sudores de perlas


cuando en cada surcar a la diosa tierra


el aroma subterránea abraza los pies descalzos.



Leyenda y coraje se unen en el rito


de enterrar el grano del maíz, maíz hostia


que si existiera justicia terrenal sería


quién en sus penas atesore el oro en polvo.



Grano a grano las mazorcas ya alineadas


en los terrados de las casas nos habla


de la cosecha pasada; collar fecundo de encadenadas


hileras blancas del gluten y cotiledón de la vida.



Levanto con tus hojas cual espadas de plata


sostenidas por segmentos de cañas donde


la savia dulce alambicada con ternura


siempre termina devorando al sol y su fuego.



No hay comentarios: