oraculo

2010-10-28

Un Jibarito y el Callao, Mario Aragon y Juan Gòmez Rojas, en la Cueva del Zorro Lima Perù

INVITACION

Gómez & Aragón, Escritores Asociados tienen el agrado de invitarlo a la segunda presentacion del libro "Un Jibarito y el Callao; Breve Imagen de Héctor Lavoe", de los escritores Mario Aragón y Juan Gómez Rojas, el 28 de octubre del 2010 a las 6.30 en La Casa de a Literatura Peruana (ex- estación Desamparados, costado de Palacio de Gobierno) Jr. Ancash 207, Centro Histórico de Lima.

Asímismo el cantautor chalaco Ernesto Valverde realizará un avance de su última grabación en homenaje al Cantante.

Agradecemos anticipadamente su gentil asistencia.

VILLA EL SALVADOR ÈRASE UNA VEZ UN REY, EN LA CUERVA DEL ZORRO LIMA PERÙ



HOLA

De mi mayor aprecio:
Como sabrán el CIJAC nos visita hoy en la noche para compartirnos una de sus mejores obras ERASE UNA VEZ UN REY
Y el gesto es muy importante ya que el apoyo de ellos para esto es incondicional, ayer especté parte de su ensayo general y creo colmará la mayoria de espectativas. Los espero mas tardecito.
Ahhhhh esto queda en la Av Los ángeles cruce con av. Micaela Bastidas ( Ruta B )
Abrazotes

Erase una vez un Rey es una comedia - social creada por el grupo Chileno “Aleph” y adaptado por nuestra agrupación al contexto y realidad de nuestro país. Narra las relaciones de tres ropavejeros o cachineros, Watusi, Nafle y Sonajera quienes entablan un juego donde uno es el gobernante y el otro el gobernado por período de tiempo que no será respetado por Watusi y Sonajera quienes desarrollará diversas argucias con la finalidad de quedarse en el poder desatando la rebeldía y el descontento paulatino de Nafle.


Franco Luyo
Agenda cultural 2010
Casa de la juventud y cultura

2010-10-23

Rostros de Memoria de Pedro Escribano con la entrevista de Fernando Chuquipiunta Machaca, en la cueva del zorro Lima Perú


Pedro Escribano el Alarife de las palabra

:: Fernando Chuquipiunta Machaca

Contemporáneo de Rocío Silva Santisteban, Odi González, José Antonio Mazzotti, Eduardo Chirinos, Mariella Dreyfus, Jorge Eslava y Domingo de Ramos-entre otros-, Pedro Escribano Taipe, recientemente, ha hecho noticia con el lanzamiento de su bello retratario “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos (Fondo Editorial Universidad de Ciencias y Humanidades, 2009) y la revelación de su entrañable amistad con el Premio Nobel de Literatura 2010, el escritor arequipeño Jorge Mario Pedro Vargas Llosa. Ambos acontecimientos-independientes entre sí-conllevan un profundo significado para las letras peruanas. Primero, porque Pedro Escribano-no obstante la indiscutible originalidad de su obra-ha tomado la posta señera que dejó Antonio Cornejo Polar. Y, segundo, porque la sincera admiración de un maestro de la dimensión de Mario Vargas Llosa por un reconocido escritor comprometido de nuestro país, demuestra que-después de mucho tiempo-la poesía peruana está recuperando el sitial que le confirió César Vallejo Mendoza en el contexto mundial.

Aquí van las confidencias del celebrado poeta Pedro Escribano Taipe:

¿En qué medida las vivencias de tu infancia han influido en tu obra?

-Bueno, eso de obra es sin duda una exageración. Apenas he escrito dos libros y uno que otros poemas sueltos por allí. Creo que uno no escapa nunca de sus años de infancia. Esa etapa, ese mundo, permanece como un ancla en lo que dura nuestra vida. Y quienes escribimos seguro allí hallamos nuestras primeras visiones del mundo, nuestras primeras maneras de relacionarnos con él. En lo poco que he escrito, encuentro un poco eso, como querencia y como origen. En mi poemario Manuscrito del viento hallo paisajes, personajes, escenas campesinas, el hogar.

-¿Fue en Lima donde trabaste amistad con Mario Vargas Llosa?

-Sí, pero quizá mi primer encuentro con Vargas Llosa fue cuando yo tenía 13 años y estaba en medio de un algodonal. Me detuve en seco cuando escuché el megáfono del cine mensual que llegaba a Acarí. Mis hermanos y yo esperábamos que anuncien una de Django o de Ringo o de dólares agujereados. Pero no, dijeron”Los cacharros, del escritor de fama internacional Mario Vargas Llosa”. El nombre no nos dijo nada, mandamos al diablo al anuncio del cine y seguimos recogiendo algodón. Pero yo me quedé con la duda, llegada la noche me fui al cine, y me di con la sorpresa de que era para adultos. Eso me animó más a saber quién era Mario Vargas Llosa. Me fui a la parte trasera del cine, por donde solíamos ir cuando no teníamos dinero para la entrada. Cuando me encaramé al techo, encontré a otros niños y casi no hallo un lugar. Desde allí, levantando el techo de totora, vi la película de ese tal Vargas Llosa.

Años después ingresé a San Marcos a estudiar literatura. Escribí un poema “La ciudad y las hormigas”, que está en Manuscrito… como una inútil réplica a La ciudad y los perros, novela de Vargas Llosa. Pero lo que me llevó a la persona del Nobel fue una crónica que publiqué en La República y trataba de una cena de 1957, en honor del historiador Raúl Porras Barrenechea, ofrecida por Vargas Llosa, Luis Loayza, Abelardo Oquendo, la Tía Julia, en un restaurante de fachada del Cinco y medio, famosa casa de cita de Lima. Vargas Llosa indagaba quién había escrito esa crónica.

-¿Qué fue lo primero que te dijo?

-Quién me había contado ese pasaje de la cena. Le respondí. Ese año no lo pude entrevistar porque no concedía entrevista a nadie. Pero eso sí, generoso, me firmó mi libro Los cuadernos de don Rigoberto y me prometió la entrevista en su próxima visita. Así fue, lo entrevisté por primera vez por La fiesta del Chivo, el 2000.

-De haber integrado el Jurado del Premio Nobel de Literatura 2010, ¿por quién habrías dado tu voto: por Mario Vargas Llosa o por Tomás Tranströmer?

-Muy hipotética la pregunta, pero mi respuesta es concreta: Vargas Llosa. No niego el valor de la poesía de Tranströmer, pero el Nobel era una vieja deuda a Vargas Llosa.

-Aparte de “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos, ¿qué otro libro escribiste durante tu estadía en Lima y tu amistad entrañable con Mario Vargas Llosa?

-El primer libro que escribí, pero no publiqué fue Rostro de paisaje enloquecido, un poemario que compartió el segundo puesto de los Juegos Florales con Cesáreo Chacho Martínez. He publicado solo un poemario, Manuscrito del viento, que ganó el premio Poeta Joven de San Marcos y que tuvo la suerte de que Juan Mejía Baca, el recordado librero que nos ha dado la nueva sede de la Biblioteca Nacional.

-¿"Manuscrito del Viento" es tu mejor obra?

-Más que obra, es una plaqueta de 15 poemas que ha tenido más suerte que yo. Como te dije, ganó un premio, fue editado por Mejía Baca y lleva a la fecha cuatro ediciones. Sobre su calidad no seré yo quien lo diga.

-¿Verdad que de no ser poeta te hubiese gustado ser profesor?

-No, creo que no soy ni lo uno ni lo otro. En todo caso, no tengo esa seguridad. Yo escribí poemas y enseñé literatura casi 15 años. Me gustó ser profesor porque enseñaba el curso como yo quería. Quizá si el colegio en que enseñé no hubiera sido alternativo, hoy no diría que me gustó ser profesor. Yo solo buscaba que mis alumnos leyeran, gozarán la lectura y no como suelen hacer los profesores de literatura, plantear 50 preguntas por escrito por una obra o ordenar que lean un libro como castigo, y en la biblioteca del colegio. En mi libro Rostros de memoria agradezco a mis alumnos del Atusparia esa experiencia, y vaya que de allí salieron algunos poetas.

-Se dice que eres un gran cronista de la sección cultural del diario La República

-No, quien dice eso debe ser mi amigo, porque los amigos siempre hablan bien de uno, pero si no es un amigo, es un mal hablado. Yo solo hago mi trabajo lo mejor que puedo. Antes, cuando era redactor del Suplemento Domingo, escribía crónicas, ahora no, el diarismo es un caballo desbocado. La coyuntura es un vértigo y no te da tiempo para nada.

-¿Y qué nos puedes decir de “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos y "Manuscrito del Viento"?

-Rostros de memoria es un libro de anécdotas, no de biografías. Narra los sucesos anecdóticos de cerca 40 autores peruanos. Va desde Ricardo Palma hasta el poeta del 60 Lucho Hernández. Los autores que tienen más de tres anécdotas están ilustrados con una caricatura de ese gran dibujante que es César Aguilar “Chillico”. Me alegra que el libro se conozca allá, en Puno. Como tú me has contado, José Luis Ayala dejó un ejemplar, el que la editorial le envió para su respectivo comentario, y que ahora circula entre los amigos de Puno. Ahora me explico los saludos, como el tuyo, que me llegaron desde el altiplano por Rostros de memoria…. No sé si Ayala llegó a escribir sobre mi libro en La Primera, pero igual, le agradezco ese gran favor de difundirlo entre los amigos de Puno.

-¿Puedes citar poetas, puneños, nacionales y/o extranjeros, que han influido en tu gestión operadora?

-Que hayan influido en mí, no creo, a excepción de Carlos Oquendo de Amat que cuando lo leí me cautivo su vuelo imaginativo Gamaliel Churata, también Alejandro Peralta. Otro poeta Efraín Miranda,

-¿Cuál de los dos factores predomina en tu actividad poética: la inspiración o el oficio?

-Creo que el abrazo de los dos factores, pero entendiendo oficio como trabajo. Ya nadie escribe esperando que las musas le dicten. En todo caso, la gran musa es la realidad, ella es la que manda. Como decía Flaubert, la escritura es sobre todo transpiración y un uno por ciento de inspiración.

-Bien, a esta altura se impone una definición: ¿cuál debe ser el rol del escritor peruano en un país dependiente y subdesarrollado, como el nuestro?

-Las mismas de cualquier ciudadano. Participar en la vida cívica del país. Quizás porque pertenece a las clase intelectual, con mayor razón. La sociedad se beneficiaría con su inteligencia debe estar al servicio de las buenas causas. Eso no quiere decir que su obra sea un predicamento explícito sobre estas causas. Ahora que si sus obras tienen, no sin arte, sus posiciones firmes y bien escritas, a buena hora. España, aparta de mí este cáliz es un buen ejemplo.

-¿Algún consejo para los nuevos poetas?

-Yo siempre digo, leer, leer, leer. Escribir también, pero no apurarse en publicar. Un libro no es un juego de la tinka, es una responsabilidad, como un hijo.

POEMAS:

Signo

Este hombre nació de un garabato,
de su tinta subversiva
escrita en las paredes.
Tiene algo de árbol
por su aliento verde, no indolente.
Ha cogido del parque una paloma
y guarda en su pañuelo nombres imborrables.
Ha comido en el comedor popular No. 4
y ha escrito en un papelito:
este hombre nació de un garabato.
Ha caminado por las calles de ruidos industriales
recordando que Lima le cayó
como una ola violenta a los ojos.
Conoce La Parada, polleras y sexos ambulantes;
aromas de miserias y comidas provincianas.
Ha dejado impresa una sonrisa en el rostro
de una muchacha a quien rasgó su piel de infancia.
Se ha sentado en un parque, cabizbajo,
inútil sin perdón.
Ha dicho buenos días
tragando mucha saliva.
En el cine ha visto desnuda a Laura Antonelli y la ha deseado.
Ha fumado un cigarrillo tomándose un café.
Ha tenido piedad de mentarle la madre al presidente.
Ha amado sus libros y su paloma del parque
y en la límpida mañana de su frente
caía desplumada el águila americana;
pero se ha cogido del tiempo para llegar
a su cuarto oscuro
y apenas ha escrito en un papelito
toda su historia:
este hombre nació de un garabato.


Aviso

Para ti muchacha que tienes
el cabello hecho un garabato
y el cuerpo un galgo hambriento

Se necesita una muchacha
que sepa olvidar su nombre
y aprenda a bajar la cabeza como un árbol derribado.
Se le enseñará a desnudarse sin cautela
tras sus párpados
y se le dará una sonrisa membretada
y se le pondrá en el cuerpo una manzana.
Se le vestirá de nylon y ciudades luminosas
para el desnudo movimiento de las luces.
Se le sangrará los labios
Muy lejos del beso puro
y se le inventará un nombre
que estará impreso en billetes altos y papel higiénico.
Pero trabajo seguro por mucho tiempo.
Y finalmente
se le dejará libre con una cartera
para que las noches y la avenida Arequipa sean suyas.



Obras de Alberto Mego, Cien años de Teatro y de público en el Perú, desde la cueva del zorro


El Colectivo de Arte y Cultura
"César Vallejo"
presenta
CIEN AÑOS DE TEATRO
(Y DE PUBLICO)
EN EL PERU
Estudio de Alberto Mego
Estimados amigos:

Saludos muy calurosos, y otra vez les expreso mi agradecimiento por la atención que ponen a este espacio, tan mágico y tan técnico, pero igualmente valioso porque nos comunica. O por lo menos, me permite seguir poniendo a disposición de Uds. este material que se escribió siempre pensando en el público, en servirle. Por supuesto, desearía conocer las respuestas que en este tiempo, tan diferente, podrían recibir las propuestas de las obras que ofrecemos en el blog. Opiniones, críticas, ideas, ocurrencias, todas propicias para DEBATIR el tema del teatro nacional y popular. Recuperemos el propósito de encender el teatro,
en sentido figurado, claro.

Espacio especial de agradecimiento va dirigido a los que desde tan lejos del Perú, dirigen su atención al blog. Aprovecho para insistir que las obras están a disposición, siempre es bueno saber que se representan en tal o cual pueblito de Chile o Argentina, o más lejos, pero es muy grato saberlo. Y si envían material fotográfico, mejor.

Ahora quiero compartir con Uds. mis opiniones sobre el teatro del Perú en el Siglo XX. Siglo medular, fundamental en la comprensión de nuestra realidad social y material. En este siglo, el Proletariado, última clase de la historia, inició su actuación brillantemente. Con la primigenia sistematización de la ideología del proletariado hecha por Marx, en 1017 Lenin inaugura una nueva época. Poco más tarde, siguiendo el desarrollo de la ideología, Mao Tse Tung, gran timonel, convierte una nación atrasada y colonial, China, en una sociedad superior. Incluso actualmente, en infame contradicción, los billetes de tan influyente país, muestran su rostro.
Es pues este siglo, fundamental para comprender el porvenir.

Y creo que en el teatro se reflejan mejor que en ningún arte las contradicciones más vibrantes de la sociedad. En función a esta idea es que les presento el “estudio del teatro y del público en el Perú del siglo XX”. Este es un título provisional, aunque ya sabemos que en nuestro país lo provisional se vuelve constante, pero lo que quiero es acercar al lector al interés de la dinámica de este arte en relación al público y de acuerdo a las circunstancias sociales y políticas que vivimos los peruanos en este periodo.

Ya que actualmente las editoriales nos son adversas, -eso no ha ocurrido con mis ocho libros hasta ahora publicados-, no dudo hoy en utilizar el internet para realizar esta publicación. Pongo pues en manos de los lectores cibernéticos este manojo de páginas.
PARA LEER EL PRIMER CAPITULO ES ESTE ESTUDIO SIRVASE IR A

2010-10-20

Denis Castañeda en los miercoles culturales del Gremio de Escritores del Perú


MIÉRCOLES LITERARIOS

Presentación del poemario
LaPalabra ENTERRADA

De: Denis Castañeda

Además recital de poesía:
Revista Pohemia Lux
-Karla Ferré
- Erika Nolasco
- Karina Valcarcel

2010-10-19

Poetas huancaneños ofrecieron recital en la Alianza Francesa de Arequipa

Poetas huancaneños ofrecieron recital en la Alianza Francesa de Arequipa



La regeneración de la palabra es la renovación del hombre. La construcción de la poesía es la restauración de lo imaginario y, por ende, la transformación de un nuevo mundo.

Partiendo de esa premisa, el pasado 12 de octubre, a las 19:30 horas, en la Sala Polivalente de la Alianza Francesa de Arequipa, Fernando Chuquipuinta Machaca (Huancané) y Julio Abelardo Luza Gironzini (Huancané) presidieron una nueva edición del Martes Literario mostrándonos lo más reciente de su producción poética y literaria.

La simetría entre hombre y naturaleza tiene una explicación contraída con la historia y con la esencia misma de la vida. Fernando Chuquipuinta así lo expresa en su poesía cuando evidencia en sus versos ese gran sentimiento hasta panteísta con esa tierra tradicional e irreverente como es Huancané.

El paisaje se muestra arrobador, la cotidianidad anhelante, su historia dinámica, y su gente propositiva y encandilada de ensueños. Son los poemas de Fernando en relación a su tierra fotografías donde se registra el pasado, el presente y el futuro del acontecer huancaneño, ello esta expresado en el libro “El Brío del Trovador”.

Julio Abelardo Luza es, sin duda alguna, un alarife de las palabras que hace algunos años llamó la atención de la crítica oficial con "Tambores Pluviales", un maravilloso libro de corte vanguardista y audaz que reveló a una de las voces más complejas y vitales de la generación.ç

Esta vez, tras un extenso y escarpado proceso creativo, ha publicado "Eternidad y Canto", un poemario que denota una búsqueda mucho más madura y comprometida con la expresión ideo-estética. Fue una sana competencia literaria.

BORIS ARRUNATEGUI, Un Paseo por si Vida, en la cueva del zorro




Nace en Chiclayo, Dep. Lambayeque un 17 de diciembre de 1951, proviene de una familia humilde de once hermanos, por razones económicas dejo sus estudios en el tercer año de media para trabajar y poder apoyar a su familia. Da a conocer su poesía en el anfiteatro Chabuca Granda en Miraflores, la última semana de Nov. Del 2007. Es fundador de la comunidad poesía en el sur, donde se publican sus poemas. Y también ha sido publicado en la reconocida revista Poemia Lux, muy bien vista por la crítica literaria. Actualmente Boris Arrunategui Fernández es considerado como uno de los poetas autodidactas más resaltantes en Lima Sur.

Si tuviera que mencionar a un poeta que dignifique al distrito , personalmente mencionaria el nombre de Boris Arrunátegui de inmediato, a lo que yo llamo un artista responsable, consecuente con su condición de poeta popular. Este Jueves 21 a las 7 pm. nos encontramos nuevamente en la casa de la juventud y cultura, esta vez para conocer algo de su poesía y de su vida. Les espero entonces con el cafecito y las galletitas de siempre.

Franco Luyo
Agenda cultural 2010
Casa de la juventud y cultura


_____________________________________________________________________________ç__________________________

2010-10-16

Jorge Luis Roncal, El Derecho a Disentir, sobre premio nobel a Vargas, en la cueva del zorro Lima Perú


EL DERECHO A DISENTIR (sobre el Nobel a Vargas)

por: Jorge Luis Roncal

Se ha otorgado el Nobel a Vargas Llosa y de pronto se paralizó el mundo. Un esperable aluvión mediático inundó todos los espacios, contagiando incluso a quienes desde el radicalismo verbal hasta hace poco denostaban al novelista -con las excepciones que confirman la regla- y ahora le buscan tres pies al gato para subirse al carro. No se preocupen, al fondo hay sitio. Obviamente la mediocridad impresa en papel o amparada en la net aplaudió a rabiar la distinción. Y ya se alistan, como no podía ser de otra manera, para hacer cola, abrirse paso a codazos y empujones, y tomarse la foto de su vida con el Escribidor. Incluso quienes han criticado duramente el chauvinismo y todo tipo de patrioterismo muestran ahora un súbito sentimiento de orgullo nacional, casi casi a lo Polo Campos. Bueno, hasta aquí, normal nomás. Pero de pronto resulta que quienes no comparten esta fiesta de la impostura son poco menos que traidores a la patria, terrucos, agentes de Castro o de Chávez. Por favor… Tranquilos, relájense, a qué viene ese ataque de intolerancia disfrazada de amor por las letras. Si les parece que la obra de Vargas es maciza, incuestionable, olvidando bodrios como Cuadernos de don Rigoberto, propuestas tendenciosas que falsifican los hechos como Historia de Mayta o La fiesta del chivo, o esa antología de ataques hepáticos que esEl pez en el agua –revisen lo que escribió allí sobre el maestro Cornejo Polar-, y finalmente asumen que quien suscribió el Informe Uchuraccay está por encima del bien y el mal, está bien, es su derecho. Pero no todos estamos obligados a bailar al son que nos toquen. Aquí, modestamente, pretendemos conservar la memoria y la capacidad de crítica sin hacer hígado. Y preferimos más bien persistir en la relectura democrática de la cultura, la sociedad y la política, aquella que ponga en su lugar a Pancho Izquierdo, Lucho Nieto, Julián Huanay, sólo por citar tres casos. Para ellos este intento de homenaje en verso.

Redoble de amor por la poesía y la belleza

Te mirarán como a un bicho raro, un duende, un aparecido

como a un desquiciado sin nombre y sin memoria

Pretenderán que le cantes al ruiseñor, a las libélulas, los lirios

a la inmaculada concepción

a la bondad de las inversiones extranjeras

al crecimiento sostenido de la economía

Te ofrecerán el oro y el moro

un cheque en blanco

el premio nóbel de la paz (de los cementerios)

la mujer más bella de la tierra

el varón más hermoso del planeta

la presidencia del congreso

Te guiñarán el ojo

te contarán el cuento

te pasarán la mano, te susurrarán al oído,

te aplaudirán afiebrados antes de escucharte

dirán que eres lo máximo, lo ya no ya, el despelote

Prometerán coronarte en la explanada de Palacio

otorgarte el laurel de oro de los vates

el premio mundial de poesía

la beca más sabrosa de por vida

llenarte de medallas y diplomas

y el honoris causa de Harvard

Desearán que desconozcas a Mariátegui y Vallejo

que te olvides de Oquendo, Arguedas y Churata

que te enemistes con Romualdo, Rose, Scorza, Nieto y Valcárcel

y consideres aventureros e ilusos a Heraud y al Che Guevara

piezas de museo al Grupo Intelectual Primero de Mayo

y al Grupo Narración

y huacos inservibles a Mazzi, Huanay, Izquierdo Ríos, Florián y Bacacorzo

Querrán expropiarte el ritmo y la cadencia

confiscarte la métrica, las imágenes, la magia y la sorpresa

hurtarte la alegría de río turbulento

arrebarte el desenfado, la frescura y rebeldía de tu pueblo

extirparte la insurgencia

arrancarte de cuajo el manantial de palabras que deslumbran

Te expulsarán de los parques, las plazas y las calles

y brotarás danzando en las montañas

Arruinarán tus poemas clandestinos

tus versos de amor en servilletas

y tú, obstinada, digna, irreverente

esculpirás tus graffitis en cerros y paredes

Te expulsarán del viento y volverás como tormenta

te arrojarán del cielo y crecerá tu incendio

te impondrán la última versión de la mordaza, el grillete, la capucha

y tu música se escuchará hasta en la luna

Querrán mutilarte los sueños

matar tus ilusiones

enterrar tu júbilo, tu risa, tu jarana

Violarán el cuarto del poeta

causarán destrozos, romperán la única mesa de escritura

sembrarán dinamita, propaganda, manuscritos

para encerrarte de por vida en Piedras Gordas

Te enseñarán sus fauces, sus colmillos, sus metracas

te harán una pasantía por las torturas más horrendas

te mostrarán el rincón donde mueren los presos olvidados

buscarán trabajarte al susto con las fosas de la guerra

Te reventarán el pecho a culatazos

te colgarán de las uñas

te aplicarán el submarino

y crecerá tu sonrisa de muchacha enamorada

Querrán romperte y corromperte

Querrán silenciarte y mancillarte

Querrán desaparecerte del mapa para siempre

Querrán quebrarte y no podrán quebrarte

Querrán comprarte y no podrán comprarte

¡Querrán callarte y no podrán callarte!

Jorge Luis Roncal